¿Conoces al niño inatento? El TDAH sin la H

«¿Pero de verdad que lo que tiene mi hijo es TDAH?, cuando leo algo sobre TDAH en internet, o voy a charlas sobre este tema, no identifico a mi hijo con casi nada de lo que dicen».

Y es que es así como se encuentran muchos padres y madres ante el diagnóstico de TDAH de sus hijos/as.

Aunque cada vez, hay más gente que ha oído hablar sobre el TDAH (Trastornos por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad), se sigue sin saber muy bien qué es exactamente y confundiendo algunos aspectos, pero lo más frecuente es que enseguida lo asocien con niños muy movidos, que no pueden parar quietos, que suelen ser molestos, y que además no prestan atención.

Presentación del TDAH

Bien, tenemos que aclarar primero que, aunque ya no se habla de tipos de TDAH, sino de cómo se presenta esta condición, podemos diferenciar tres formas:

  • Presentación combinada, en la que vamos a observar tanto síntomas de hiperactividad/impulsividad como de déficit de atención.
  • Presentación predominantemente hiperactiva/impulsiva, en la que los síntomas de déficit de atención no se van a observar o van a ser tan escasos que no van a cumplir los criterios de diagnóstico de déficit de atención, pero si van a destacar los comportamientos hiperactivos/impulsivos.
  • Y finalmente, la presentación predominante con falta de atención, en la que al contrario que la anterior presentación, no van a mostrar síntomas de hiperactividad/impulsividad, pero sí los de déficit de atención.

Y es que es tanta la diferencia que se puede observar de un niño hiperactivo a otro niño sólo inatento, que incluso podría parecer que tienen trastornos diferentes. De hecho, muchos investigadores opinan que debería considerarse como un nuevo trastorno llamado tempo cognitivo lento, sin embargo, otros consideran que no es diferente del TDAH salvo que no incluye la hiperactividad.

TDAH Inatento

Pero ¿qué podemos observar para sospechar de un posible niño con condición de inatento?:

  • Son niños/as que parecen estar soñando despiertos, ensimismados, que están en las nubes… puede parecer que te están prestando atención, pero si te fijas bien, observarás que están muy lejos de allí.
  • Tienen un ritmo lento para todo, son lentos para vestirse, para preparar las cosas del cole, para tomar decisiones, para hacer las tareas… pero no tiene que ver con la capacidad intelectual, porque si les das tiempo, lo resuelven bien.
  • No son niños/as problemáticos, no se meten con nadie, no molestan, son más bien introvertidos, pero si pueden presentar déficit en habilidades sociales y asertivas, como los niños hiperactivos, pero de distinta naturaleza. Ya que les va a costar responder a preguntas, a intervenir en conversaciones, a defender sus derechos e intereses… por lo que estas dificultades en estas habilidades les puede llevar a situaciones en las que otros se pueden aprovechar de ellos/as.
  • Al contrario de los niños hiperactivos/impulsivos, tienen menos probabilidades de desarrollar un trastorno negativista desafiante o un trastorno de conducta o antisocial, pero si es más probable que pueda desarrollar un Trastorno de ansiedad o depresión.
  • Así como en la presentación combinada o hiperactiva/impulsiva una característica importante que podemos observar es la variabilidad en su rendimiento y conducta, en el niño inatento esto no lo vamos a ver.
  • Debido a sus dificultades atencionales y a esa lentitud cognitiva, a menudo van a presentar problemas de aprendizaje que van a repercutir en su rendimiento académico. Precisamente uno de los riesgos en los niños inatentos, es que al pasar tan desapercibidos, se detectan mucho más tarde que los niños hiperactivos/impulsivos, y por tanto acumulando retrasos en aprendizajes.
  • Además, las dificultades atencionales de uno y de otro también van a ser diferentes. En el niño hiperactivo vamos a observar que tienen dificultades primero para focalizar, va a estar cambiando su foco atencional constantemente, el niño inatento no hace eso, es capaz de focalizar, pero no se va a dar cuenta de los detalles importantes. Cuando esté escuchando la explicación del profesor, va a tener muchas dificultades en saber qué es lo importante de todo lo que ha dicho. Pero los dos coinciden que tienen muchos problemas para mantener la atención, se van a cansar mucho antes que sus compañeros/as sin esta condición. El niño inatento se irá “al país de las maravillas” y el hiperactivo, se estará fijando en la pelusa que le cuelga al de al lado, en el boli nuevo de la compañera de atrás, y en lo divertido que podría ser lanzar la goma haciendo una catapulta con la regla.

Deja un comentario