Coronavirus y niñ@s en casa

Seguramente a la mayoría de nosotros nos ha pillado desprevenidos toda esta situación del coronavirus, lo veíamos como algo lejano, incluso con escepticismo «¿ya será para tanto?». Y entonces de un día para otro se anuncian, entre otras medidas, los cierres de colegios, «pero ¿cómo vamos a conciliar?» esa era nuestra primera reacción, pero conforme íbamos siendo más conscientes de la seriedad del asunto, esa primera preocupación ya no era tan importante…

En general, todos estamos  un tanto “alterados”, y esto es totalmente normal ante esta nueva situación de incertidumbre que nunca nadie antes había vivido, pero esta sensación es aún más aguda en los niños y adolescentes. Y aunque intentemos aparentar tranquilidad, ellos perciben esta tensión en el ambiente, aún habiéndonos quedado en casa y no estemos escuchando las noticias, pero el teléfono no para de sonar, correos, whatsapp, llamadas…

Probablemente muchos de vuestros hijos, al igual que la mía, no hayan dormido bien esta noche, con un sueño más “revuelto”, incluso con pesadillas, y hoy ya iban arrastrando ese cansancio junto con el nerviosismo.

Si esto nos está afectando a todos, niños y mayores, no iba a ser menos en los niños con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad) u otros trastornos del neurodesarrollo, como pueden ser los del espectro autista, los cuales generalmente tienen más dificultades para regular sus emociones, por lo que estos días las expresarán aún con más intensidad si cabe, siendo todo un reto para los padres el poder gestionarlas.

Es normal que estén más “activos” de lo normal, con cambios de juego constante (sin aguantar más de cinco minutos en el mismo juego), teniendo que repetir más de lo habitual las instrucciones o recordando las normas, y un poco más desafiantes… ¿Qué podemos hacer entonces? En primer lugar, ser conscientes de lo que van a suponer estos días, van a ser difíciles, seamos realistas, pero hay que afrontarlos con la mayor calma posible, así que, para ello RESPIRA, no te dejes llevar por tus reacciones del momento; trata de EMPATIZAR lo máximo posible con tu hijo/a, si nosotros los adultos no terminamos de entender muy bien qué esta ocurriendo con toda la información que nos está bombardeando, imaginaros que puede estar pasando por sus cabecitas; por lo que puede que su manera de expresar ese desconcierto sea con “malos” comportamientos, que detrás de ellos hay una necesidad que cubrir.

A los más mayores puedes ofrecer un espacio en el que puedan hablar y expresar todo esto que está ocurriendo, pero con los más pequeños puede resultarnos al principio un poco más complicado.  Una forma de facilitar que expresen sus emociones puede ser a través de manualidades, dibujos, e incluso mediante el juego libre, utilizando personajes. De esta manera, pueden expresar muchos pensamientos y emociones en su “lenguaje natural”, solo hay que estar atento a ello, eso sí, tampoco hay que estar “psicoanalizando” todo 😉

Dicho esto, algunas RECOMENDACIONES para estos días, tanto para niños con TDAH como sin esta condición:

  1. Dentro de lo posible, mantened una rutina de horarios: levantarse más o menos hacia la misma hora, el almuerzo, la comida, la hora de dormir etc., siempre dentro de una flexibilidad.
  2. Tened planificadas distintas actividades, para que el aburrimiento no os lleve a situaciones más “difíciles” en casa. En las redes sociales se están compartiendo muchas ideas.
  3. Sacad la información importante de estos días y tenedlas en un sitio visible, no es suficiente sólo decírsela verbalmente, debido a sus dificultades con las funciones ejecutivas (en el caso de los niños/as con TDAH), para ello podéis preparar con ellos carteles con los horarios, recordatorio de lavarse las manos, normas de “convivencia”…
  4. Si se puede salir de casa, realizad un paseo “a buen ritmo” para mover el cuerpo y así poder canalizar un poco de energía, eso sí, sin juntarse con otras personas para evitar posibles contagios.
  5. Dentro de casa, también podéis proponer actividades físicas, dentro de las limitaciones que se puedan tener, como el escondite, pilla-pilla, incluso alguna gymkana.
  6. Por supuesto, una alimentación saludable y estar bien hidratados.
  7. Y aprovechad, si no lo habéis hecho ya, a probar yoga para niños y mindfulness, que eso también les ayudará a regular sus emociones (en youtube también tenéis un montón de videos).

 

Deja un comentario