«Esto también pasará»

♥ Déjame que te cuente un cuento…

Relata un antiguo cuento sufí la historia de un Rey que convocó a los sabios de su corte para pedirles que pensaran en un consejo que le ayudara en los momentos difíciles a tomar decisiones. Era un gran reto ya que el rey quería que el consejo le fuera útil en todas las situaciones y que le ayudara a ser un rey más justo, más sabio y más feliz.

Todos los consejeros del reino se dispusieron a crear tal consejo extraordinario, pero cuando el rey escuchaba las propuestas, las rechazaba todas. El rey estaba impaciente. Además, había ordenado a los mejores orfebres que le hicieran un anillo que llevaría siempre, en el que inscribiría aquel sabio consejo que no llegaba.

El tiempo pasó y los años de paz con éste. Los enemigos habían entrado en el reino y el consejo de sabios no se ponía de acuerdo sobre qué decisión tomar.  El rey se retiró a sus aposentos para pensar. Se sentía perdido. Uno de los sabios se acercó y le entregó un papel. Los enemigos habían llegado a las puertas del palacio y no había tiempo que perder. El rey metió el papel en uno de sus bolsillos y escapó con parte de su guardia.

Emprendieron raudos la huida y cabalgaron durante horas, sin embargo, los enemigos estaban cada vez más cerca y el camino tomado llegaba sólo hasta un claro del bosque. «¿Qué haremos?» se preguntaba desesperado. Entonces recordó el papel guardado. Metió su mano en el bolsillo y se apresuró a desdoblarlo, y leyó: “ESTO TAMBIÉN PASARA”. El rey estaba desconcertado, pero poco a poco fue sintiéndose confiado y en calma recordando otras huidas y otras victorias. Así fue. Los enemigos confundieron el camino y el rey y su guardia pronto estuvieron a salvo en el palacio. A su regreso descubrió con alegría que su ejercito había defendido con éxito el reino.

La felicidad del rey fue muy grande. Ordenó festejar la victoria y las celebraciones se alargaron durante días. El rey quiso agradecer y compartir la alegría con el sabio que le entregó el papel, y mandó llamar. «Gracias. Soy enormemente feliz» Le dijo enseñándole la inscripción del anillo. «Majestad» le dijo el sabio «Lea de nuevo lo que hay escrito». El rey leyó en voz alta: “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”. Entonces, y sólo entonces, el rey comprendió la profundidad de aquellas palabras. En aquel momento el anciano le dijo: «Recuerda que todo pasa. Ningún acontecimiento ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche; hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas».

♥ Y ahora reflexiona un momento sobre esta historia…

Hay momentos en la vida, o situaciones como toda esta crisis que actualmente estamos viviendo, que pueden desencadenar en nosotros emociones de profunda tristeza, ansiedad, de incertidumbre, de preocupación… y no sabemos cómo gestionarlas. Pensamos que la solución es tratar de bloquearlas, de no sentir, al igual que las situaciones, pero la realidad es que no se puede controlar todo, hay situaciones que no dependen de nosotros solamente, pero hay una parte que sí podemos hacer, y es aceptar, que no es lo mismo que resignarse. La aceptación siempre conlleva un aprendizaje.

Recuerda, no hay ninguna situación ni emoción que dure eternamente.

Pero si tienes dificultades para poder manejar estos momentos difíciles, y te están desbordando, desde concalma psicología podemos ayudarte.

 

 

Deja un comentario