TDAH Adultos

El TDAH en adultos se caracteriza por un patrón persistente de falta de atención, hiperactividad/impulsividad que interfiere con el funcionamiento del día a día.

TDAH y problemas asociados

Durante mucho tiempo se consideró que el TDAH era un trastorno propio de la infancia y de la adolescencia, pero actualmente se sabe que el trastorno puede persistir en la edad adulta en más del 50% de los casos, afectando a nivel laboral, familiar, funcional, relacional y emocional, en definitiva, a su calidad de vida.

La prevalencia del TDAH en adultos es aproximadamente de un 3%, sin embargo, la realidad es que la mayoría de estos adultos con TDAH no están diagnosticados, o están diagnosticados de otros trastornos, por lo que el diagnóstico en adultos puede resultar complicado, ya que los síntomas del TDAH se pueden solapar con otros trastornos como trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, trastorno por abuso de sustancias, etc.

El TDAH en adultos se caracteriza por un patrón persistente de falta de atención, hiperactividad/ impulsividad que interfiere con el funcionamiento del día a día.

EL PROCESO DE EVALUACIÓN

El Proceso de evaluación que llevamos a cabo en nuestro centro cuando llega un adulto con sospecha de TDAH es el siguiente:

  • Mediante una entrevista clínica semiestructurada con la persona afectada, se recoge toda la información relevante de aspectos o factores que expliquen su situación actual de malestar emocional, e información relevante de su historia de desarrollo escolar, familiar, social y laboral. También se facilitará para su cumplimentación cuestionarios, inventarios y/o escalas.

  • Además, se tendrá una entrevista con un familiar (padre/madre o hermanos/as) que puedan aportar información relativa a su desarrollo en la infancia, y otra entrevista con la pareja (o persona de confianza), que pueda aportar información de la situación actual.

  • Finalmente se realizará una evaluación de capacidades (atencionales, funciones ejecutivas, razonamiento, etc.) mediante pruebas y test psicométricos.

PROBLEMAS DE...

  • Atención y concentración.
  • Terminar lo que se ha comenzado.
  • Gestión del tiempo.
  • Planificación y priorización.
  • Organización.
  • Toma de decisiones.
  • Distracciones.
  • Cumplimiento de plazos.
  • Procrastinación.
  • Bajo rendimiento.
  • Estrés abrumador y frustración.
  • Comunicación y relaciones.
  • Desregulación emocional.

TDAH y problemas asociados

Durante mucho tiempo se consideró que el TDAH era un trastorno propio de la infancia y de la adolescencia, pero actualmente se sabe que el trastorno puede persistir en la edad adulta en más del 50% de los casos, afectando a nivel laboral, familiar, funcional, relacional y emocional, en definitiva, a su calidad de vida.

La prevalencia del TDAH en adultos es aproximadamente de un 3%, sin embargo, la realidad es que la mayoría de estos adultos con TDAH no están diagnosticados, o están diagnosticados de otros trastornos, por lo que el diagnóstico en adultos puede resultar complicado, ya que los síntomas del TDAH se pueden solapar con otros trastornos como trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, trastorno por abuso de sustancias, etc.

El TDAH en adultos se caracteriza por un patrón persistente de falta de atención, hiperactividad/ impulsividad que interfiere con el funcionamiento del día a día.

EL PROCESO DE EVALUACIÓN

El Proceso de evaluación que llevamos a cabo en nuestro centro cuando llega un adulto con sospecha de TDAH es el siguiente:

  • Mediante una entrevista clínica semiestructurada con la persona afectada, se recoge toda la información relevante de aspectos o factores que expliquen su situación actual de malestar emocional, e información relevante de su historia de desarrollo escolar, familiar, social y laboral. También se facilitará para su cumplimentación cuestionarios, inventarios y/o escalas.

  • Además, se tendrá una entrevista con un familiar (padre/madre o hermanos/as) que puedan aportar información relativa a su desarrollo en la infancia, y otra entrevista con la pareja (o persona de confianza), que pueda aportar información de la situación actual.

  • Finalmente se realizará una evaluación de capacidades (atencionales, funciones ejecutivas, razonamiento, etc.) mediante pruebas y test psicométricos.

PROBLEMAS DE...

  • Atención y concentración.
  • Terminar lo que se ha comenzado.
  • Gestión del tiempo.
  • Planificación y priorización.
  • Organización.
  • Toma de decisiones.
  • Distracciones.
  • Cumplimiento de plazos.
  • Procrastinación.
  • Bajo rendimiento.
  • Estrés abrumador y frustración.
  • Comunicación y relaciones.
  • Desregulación emocional.

Tratamiento psicológico integral

El Tratamiento psicológico integral para adultos con TDAH que ofrecemos en nuestro centro, y que se ajustarán a las necesidades y características personales y sus circunstancias, se compone de:

  • Psicoeducación.

  • Entrenamiento en diferentes habilidades y estrategias, como por ejemplo:

    o Habilidades de organización, planificación y gestión del tiempo.
    o Habilidades de reflexividad, análisis de situaciones y toma de decisiones.
    o Habilidades de regulación emocional.
    o Asertividad.
    o Otras.

  • Terapia individual: La psicoterapia se centra en trabajar con los sentimientos, las emociones, los pensamientos, la autoestima, la seguridad en sí mismo… además de tratar otros trastornos coexistentes como puede ser la depresión o la ansiedad.

Tratamiento psicológico integral

El Tratamiento psicológico integral para adultos con TDAH que ofrecemos en nuestro centro, y que se ajustarán a las necesidades y características personales y sus circunstancias, se compone de:

  • Psicoeducación.

  • Entrenamiento en diferentes habilidades y estrategias, como por ejemplo:

    o Habilidades de organización, planificación y gestión del tiempo.
    o Habilidades de reflexividad, análisis de situaciones y toma de decisiones.
    o Habilidades de regulación emocional.
    o Asertividad.
    o Otras.

  • Terapia individual: La psicoterapia se centra en trabajar con los sentimientos, las emociones, los pensamientos, la autoestima, la seguridad en sí mismo… además de tratar otros trastornos coexistentes como puede ser la depresión o la ansiedad.